sábado, 24 de julio de 2021

GRAN CLIMA DE AMISTAD E IMPACTANTES RELATOS EN EL CAFÉ UFOLÓGICO RIO54 DE JULIO

El jueves 1 de julio de 2021 tuvimos una nueva reunión mensual del Café Ufológico RIO54. Continuamos con las reuniones virtuales, en estos tiempos de pandemia, hasta que volvamos a los tradicionales encuentros en algún café o restaurant de Buenos Aires.

Como siempre sucede en RIO54 no hay agenda previa, los temas aportados por cada participante se van abriendo curso en la conversación y cada reunión va tomando su clima de amistad, de confianza, tal como sucedió siempre con los encuentros presenciales, para que se vaya desgranando la charla adentrándonos en conceptos que abren la mente, en historias dignas de ser escuchadas que tal vez nunca antes salieron a luz.

 

Inició la reunión Eugenio Tait para presentar fotos aéreas de unos geoglifos de gran tamaño que fueron descubiertos hace poco en Perú, no lejos de las famosas líneas de Nasca. Acto seguido Michelle y Leonel de Ituzaingó se presentaron y mencionaron a los anunnakis como su tema de especial interés. 


El amigo periodista Carlos Parodi comentó que recientemente le hizo una extensa entrevista a otro amigo de RIO54, Mario Coen, conversación en la cual Coen develó detalles poco conocidos sobre hechos ocurridos durante su vasta trayectoria en la ufología, de modo que esperamos con ansias la publicación de ese material.


Mario Lupo se conectó desde Miramar, en la costa atlántica bonaerense, para recordar que en décadas pasadas esa zona supo ser pródiga en avistamientos, mencionó el caso vivido por un ciclista el 21 de junio 1968 a la una de la mañana: Rodolfo Fito Vivas se llevó flor de susto cuando se le acercó un objeto casi a ras del suelo que emitía un silbido y una energía que le quemó las manos y lo hizo caer de la bicicleta.


Luego vino un sabroso intercambio de opiniones sobre la noticia ufológica más comentada a escala mundial, el informe presentado por el Pentágono al Congreso de los Estados Unidos a fines de junio, debate en el que entre otros intervinieron Sebastián Araya, Elizabeth Nardini, Antonio Rosatti, y los tres rubenes presentes: Rombolá, Calabrese y Morales. Sobre todo se puso énfasis en que el informe considera a los ovnis como posibles “amenazas” de origen incierto, lo que parece un argumento para promover los onerosos presupuestos de armamento militar y satélites de vigilancia. Rubén Morales subrayó que el tono admonitorio del documento le hizo recordar la pionera película clase B “La cosa de otro mundo” (1951, en tiempos de la Guerra Fría) que en su escena final el protagonista decía en tono imperativo “Deseo haceros una advertencia, en cualquier parte del mundo que estéis: ¡Vigilad el cielo, no os descuidéis, seguid vigilando el cielo!”.


La conversación también abordó los peligros actuales que acechan a la humanidad, tema sensible en estos tiempos de pandemia, y no faltó el debate sobre los pros y contras de las vacunas que suele ser motivo de controversias en los medios de comunicación.


Sebastián hizo alusión al próximo período de mínima actividad solar que puede afectar la normalidad de la vida terrestre y Eugenio recordó que el gran naturalista Jean-Baptiste Lamarck afirmaba que en la escala de los seres vivos la naturaleza se autolimita (hay especies que se alimentan de otras) pero el último eslabón evolutivo debe autolimitarse a sí mismo, lo que lleva a una cuestión demográfica tan perturbadora como difícil de responder: ¿es excesiva la cantidad de habitantes de la Tierra?…


Siempre atento a la literatura marginal con origen en canalizaciones, Sebastián recomendó un pequeño tratado de 83 paginas escrito en 1953 por Meade Layne, Ether Ship Mystery and Its Solution, según el cual todo planeta físico está rodeado de elementos plasmáticos, una materia sutil que también estaría habitada, pero por formas inmateriales que no podemos percibir con los sentidos.


Mencionemos la participación de Dussan Alacevich en las últimas ediciones del Café Ufológico RIO54, quien es licenciado en Higiene y Seguridad del Trabajo, además de ser farmaceútico, con reconocida labor en Río Tercero (Córdoba) que en esta oportunidad nos habló de su historia y nos contó un caso apasionante. Es originario de Villa Ascasubi, un pequeño pueblo recostado sobre el Río Tercero que actualmente tiene 1.800 habitantes. Su interés por las cuestiones espaciales fue influenciado por su tío, un ingeniero aeronáutico que había trabajado con Reimar Horten en el desarrollo de las “alas volantes” argentinas e incluso había cumplido la proeza de cruzar los Andes con un planeador Horten. Luego Dussan relató un curioso avistamiento que protagonizó a fines de 1965 o principios de 1966, en momentos en que junto a su familia regresaba del campo a su pueblo. Su padre fue el primero en extrañarse por la gran cantidad de “estrellas” que habían aparecido en el cielo, siendo que faltaba mucho para el anochecer. La madre miró con atención y respondió “no son estrellas, tienen movimiento”. El padre asintió, en principio conjeturó que podrían ser aviones, las luces avanzaban de sur a norte en una suerte de formación militar, a una velocidad similar a la de un monomotor a baja altura, se las podía seguir cómodamente desplazando la vista. Eran grupos de 4 o 5 luces de similar intensidad que avanzaban en la misma dirección sin ruido alguno y luego de un intervalo venía otra flotilla detrás, y así siguiendo de manera continua, una tras otra. En algunos casos se vio también avanzar una luz solitaria en medio de esos intervalos entre dos formaciones.

Llegados a Villa Ascasubi los fenómenos continuaban acompañándolos, por lo cual su padre le pidió a Dussan que fuera rápido a avisar al Jefe de Correos mientras él iba a ver al Jefe de Policía, por ese entonces dos de las máximas autoridades del pequeño poblado. El Jefe de Correos, los policías y otras personas pudieron dar fe de la caravana celeste que los sobrevolaba. La observación se prolongó al menos unos 20 o 25 minutos, hasta que la familia Alacevich llegó al local de farmacia que atendían y dejaron de mirar el cielo para dedicarse a las actividades cotidianas, sin tener la certeza acerca de cuanto más habrá durado el incesante desfile de luces.


La novedad corrió de boca en boca, pronto llegó a la cercana Fábrica Militar de Río Tercero y de allí a la Escuela de Aviación Militar de Córdoba donde se desempeñaba su tío ingeniero, quien los llamó para saber más datos, sobre todo para corroborar la extensa duración del fenómeno, que había significado el pasaje de una enorme cantidad de “vehículos”, lo que no era compatible con las posibilidades aeronáuticas de la época. Igualmente el ingeniero realizó averiguaciones acerca de algún ejercicio aéreo en la zona y obtuvo respuestas negativas.


Elizabeth Nardini recordó que precisamente 1965 había sido un año generoso en avistamientos en todo el país, destacándose los casos reportados desde la Antártida. Rubén Morales acotó que, si bien había analizado esos casos antárticos que se detallan en su libro, prefería no hacer “asociaciones ilícitas” de ideas o datos que bien pueden referirse a hechos aleatorios, independientes, no relacionados entre sí pese a coincidir en el tiempo. Sebastián hizo un aporte erudito al puntualizar que se llama “apofenia” a esa tendencia de relacionar mediante una supuesta causalidad unos hechos que no la tienen y son aleatorios, por eso a los llamados “conspiracionistas” que pretenden ver conexiones entre datos aparentemente sin sentido se los suele tipificar como “apofénicos”. Hemos aprendido una nueva palabra. En cada reunión de RIO54 se aprende algo nuevo… 


Luego Antonio Rosatti relató haber estado dentro de la famosa “mancha” oval que se produjo en el cerro Pajarillo (Capilla del Monte) en 1986. Antonio la visitó tiempo después, cuando el pastizal exterior estaba amarillo, en tanto en el interior de la huella crecía pasto nuevo verde y hasta algunos arbustos. Mencionó también las versiones que habían circulado muy fuertemente en la época acerca de grupos militares, incluso extranjeros, que habrían ido a investigar y recolectar muestras. Sobre el mismo tema, Sebastián mostró la portada del libro “Proyecto Erks. Aportes desde la academia para la zona Uritorco”, una obra colectiva de reciente publicación escrita por doce autores a la cual Sebastián contribuyó con el segundo capítulo que promete ser imperdible. Desde el Café Ufológico RIO54 solo podemos felicitar la edición de un nuevo libro sobre la temática que nos apasiona, más aún en estos tiempos de virtualidad en que tener en las manos un libro impreso en papel adquiere una valoración extra!


Agradecemos a quienes participaron en esta reunión de julio como Rubén Calabrese, Claudia Barros, Alejandro Merel, Antonio Rosatti, Dussan Alacevich, Eugenio Tait, Elizabeth Nardini, Juan C. Spadafora (Junior), Rubén Rombolá, Roberto Tinao, Sebastián Araya, Patricia López, Carlos Parodi, Lucas Germán, Ricardo Durán, Renato J. Monti, Pablo Zanolli, Milagros Silva, Michelle y Leonel, Rodrigo Moura, Robert Pappas, siempre con la coordinación de Mario Lupo y Rubén Morales.


Te invitamos a participar en la próxima reunión virtual del Café Ufológico RIO54 en el siguiente link:


Jueves, 5 agosto · 18:30 – 20:30

Información para unirse a la reunión de Google Meet

Vínculo a la videollamada: https://meet.google.com/kjr-xmbg-fzn

domingo, 11 de julio de 2021

Falleció el Ing. Isidoro Markus, reconocido inventor y gran amigo del Café Ufológico RIO54

La triste e inesperada noticia nos llega a través de Alejandro Olivera, participante de las reuniones del Café Ufológico RIO54, a quien agradecemos la información.

Isidoro Markus era Ingeniero Electromecánico graduado en la Universidad de La Plata, miembro de la Asociación Argentina de Inventores (AAI) que dirige el prolífico inventor José Fandi, su gran amigo.

Isidoro, Izzy para los amigos, era uno de los más consecuentes y activos integrantes del Café Ufológico RIO54: Concurría a casi todos los encuentros mensuales, siempre era pertinente en sus intervenciones y estaba atento a que las reuniones comiencen con la debida puntualidad.


Como inventor tenía en su haber diversas patentes, pero en especial apreciaba una registrada en Estados Unidos, donde trabajó muchos años. Se trataba de un ingenioso sistema para convertir una silla común en una silla reclinable, lo que le confería mayor comodidad a la vez que mejoraba la postura. En efecto, al sentarse en una silla suele haber una tendencia natural a echarse hacia atrás hasta levantar las patas delanteras, lo que es peligroso. El dispositivo de Markus permitía repetir ese movimiento manteniendo las cuatro patas firmes en el piso. Markus defendía su invento indicando que “un tercio de nuestra vida, la pasamos sentados”.

En una entrevista publicada en internet,  afirmó que “los inventores  corren tras sueños imposibles. Solo el 3% de los inventos individuales generaron algún dinero.”


Tenía 89 años, llevaba una vida saludable y caminaba varios kilómetros por día, se había recuperado bien de una cirugía, además se cuidaba mucho del coronavirus. No hace mucho tuvo una comunicación telefónica con Rubén Morales, en la que expresó que tanto él como su amigo José Fandi esperaban que se reiniciaran pronto las añoradas reuniones presenciales del Café Ufológico RIO54 para volver. 



Su repentina muerte el 13 de junio a causa de una emergencia cardíaca sorprendió a todos. Nuestras sinceras condolencias a su familia y amigos.


Querido Isidoro Markus, en cada encuentro del Café Ufológico RIO54 permanecerá tu recuerdo unido al profundo sentimiento de amistad, simpatía y optimismo que caracterizaba a tu persona. Buen viaje al más allá.




viernes, 25 de junio de 2021

LA UFOLOGÍA ESCRIBE SU HISTORIA EN EL CAFÉ UFOLÓGICO RIO54


El 3 de junio una vez más se convocó el Café Ufológico RIO54 dando continuidad a los encuentros iniciados en el ya lejano año 2010. La reunión de junio tuvo lugar de manera virtual en el contexto de la pandemia de Covid 19, en tanto esperamos que pronto puedan volver a realizarse las reuniones habituales cara a cara en un café o restaurante.

Cabe aclarar que aún en el formato virtual, RIO54 no ha cedido a la tentación de transformar estos encuentros mensuales en entrevistas especiales o videos temáticos, sino que ha tratado de continuar el formato plural y participativo del Café Ufológico originario, ya que en la nueva virtualidad también todos los que se suman al Meet tienen libertad de palabra, ¡al punto que a priori los coordinadores del evento ignoran totalmente los asuntos que se tratarán!

Este Café Ufológico se inició con la triste recordación del querido colega Juan Carlos Spadafora, quien falleció el 1 de junio a causa de una neumonía. Cabe aclarar que no estaba afectado por el coronavirus ya que los tres hisopados que le habían hecho dieron resultado negativo. 

Su inesperada partida al cosmos nos sorprendió a todos, sobre todo porque Juan Carlos era muy querido y respetado en el ambiente ufológico, con una clara trayectoria a lo largo de décadas, en la cual realizó investigaciones de campo, fue panelista en diversos congresos y resultó ser un verdadero formador de ufólogos argentinos. Además, apenas un mes atrás había participado animadamente en nuestra reunión de mayo. En la reunión RIO54 de junio agradecemos y valoramos haber contado con la presencia de Juan Carlos Spadafora Junior a quien pudimos expresar nuestros sentimientos de permanente recordación hacia su padre y nuestro acompañamiento sincero en su dolor.


Luego, en el Café Ufológico RIO54 se cedió la palabra a los diversos participantes que se fueron sumando, como Eugenio Tait, quien dijo que estudia la transmigración y presentó sus publicaciones en internet que contienen multitud de datos acerca de la vida extraterrestre, las conspiraciones y otros temas. Manifestó que las naves extraterrestres utilizan “energía reactiva que cambia su factor de potencia, vence a la gravedad y traspasa los radares”.


Posteriormente Horacio Gómez desde Sidney, Australia, expresó que fue llamativo que uno de los principales canales de la TV australiana dedicara un espacio central de dos horas a un programa sobre ovnis, donde se expusieron casos conocidos mundialmente como el del piloto Frederick Valentich en 1978 y otros no tanto, como el de un ovni observado por los niños de una escuela que fue investigado por militares de EE. UU., así como se presentaron otros incidentes que involucraban a fuerzas armadas y policías. También el Café Ufológico RIO54 se caracteriza por crear un espacio de confianza que permite compartir historias personales en un clima de amistad y en esta ocasión Horacio relató por primera vez una experiencia muy especial que le tocó vivir cuando era niño.


Resultó muy placentero poder contar con la palabra del histórico ufólogo Mario Coen quien en reuniones anteriores había tenido problemas técnicos para conectarse. Fue muy bueno escucharlo relatar anécdotas de las gloriosas épocas que vivió en los años ’60 y ’70. Mencionó a Juan Aleandri, quien en 1968 creó el ICI, Instituto Cosmobiofísico de Investigaciones Extraterrestres, que reunía a más de 20 conocidas figuras de la ufología dentro mismo de la Facultad de Medicina de la UBA, entre quienes estaban Benjamín Solari Parravicini (conocido como Pelón, recordó Mario) y Axel Aberg Cobo, autor del extraño libro “Kosmokratores-Protectores del Espacio”. Mario evocó también las reuniones mantenidas en aquellos años con integrantes de las comisiones militares que investigaban ovnis como el Comodoro Eduardo J. Palma, el Capitán Omar R. Pagani y el periodista Eduardo Azcuy a quien calificó como “un filósofo de primera línea”. Añadió que muchas reuniones se hacían en el departamento del propio Capitán Pagani y que desde su balcón era frecuente ver objetos no convencionales que venían del oeste y se dirigían hacia el sur.


Esas anécdotas rescatadas del olvido hablan por si solas de la estrecha relación que existía por entonces entre investigadores civiles y militares, situación muy diferente a la actual. Por ejemplo, Mario contó que junto con Azcuy y Pagani hicieron un viaje de investigación al Embalse Los Molinos (Córdoba), para el cual la Marina de Guerra les facilitó el traslado y unos bolsos con todo el equipo para la investigación de campo. Allí visitaron la estancia de la familia francesa Busquets porque para sus moradores era habitual ver luces haciendo maniobras sobre el espejo de agua. Mario recordó además a Alejandro Vignati y su precursora revista 2001, a Julio Goyén Aguado -gran estudioso de las cavernas andinas-, a Hector Picco que indagaba sobre la hipótesis de la tierra hueca, a Juan Norberto Comte, quien dirigía la sección "Antología de lo Fantástico" en la revista Cuarta Dimensión de Fabio Zerpa. Y también fue Mario quien llevó por primera vez a Fabio Zerpa al cerro Uritorco… 


Luego Ricardo Durán amplió datos sobre las comisiones oficiales que investigaron el tema ovni en la Argentina y mencionó la creada en el CITEFA a la que pertenecieron también civiles como Asdrúbal (Tito) Acosta y Javier Stagnaro, autor del libro “Austerria, los túneles de Agharta en América”.


El amigo periodista Carlos Parodi mencionó un caso de contacto que le ha llegado de manera privada que tiene características sorprendentes.

Por su parte, Sebastián Araya abordó temas muy inquietantes sobre los mecanismos de manipulación global, aportando -como es su costumbre- pertinentes y numerosas citas bibliográficas, para finalmente arrojarnos un interrogante planteado por Richard Dolan: “Si a usted le dijeran toda la verdad… ¿la reconocería?”


En la misma línea, Antonio Rosatti se refirió a los claroscuros que tiene el comportamiento del ser humano en tanto Rubén Calabrese reflexionó que -pese a las críticas- no es tanta la distancia entre el tipo de investigaciones que realiza la ufología y las que realizan ciertos ámbitos científicos con reconocimiento oficial. Mencionó casos ejemplificadores respecto a teorías que primero fueron ampliamente aceptadas en prestigiosas publicaciones académicas y luego de hacer algunas contrapruebas se verificó que eran totalmente falsas.


Y esto es solo parte de lo que se compartió en este Café Ufológico RIO54 de junio en el que participaron Rubén Calabrese, Alejandro Merel, Antonio Rosatti, Carlos R. Trejo, Dussan Alacevich, Elizabeth Nardini, Juan C. Spadafora (Junior), Leonor Arenales, Rubén Rombolá, Mario A. Coen, Roberto Tinao, Sebastián Araya, Carlos Parodi, Horacio Gómez, Lucas Germán, Eugenio Tait, Ricardo Durán, Robert Pappas, Max Tafur, Trébor Ébanreb, siempre con la coordinación de Mario Lupo y Rubén Morales.


A todos y todas muchas gracias, mucha salud y la próxima reunión será;


Jueves, 1 julio · 18:30 – 20:30

Información para unirse a la reunión de Google Meet

Vínculo a la videollamada: https://meet.google.com/kaf-ahbg-tcw


martes, 1 de junio de 2021

11º ANIVERSARIO DEL CAFÉ UFOLÓGICO RIO54 - HISTÓRICO ENCUENTRO



El jueves 6 de mayo de 2021 se cumplieron exactamente 11 años desde la creación del Café Ufológico RIO54, y fue recordada la fecha con gran emoción en la reunión mensual que continuó en modalidad virtual debido a la situación de pandemia que nos impide volver a los esperados encuentros cara a cara. 

Mario Lupo

Se recordó aquella reunión inicial del jueves 6 de mayo de 2010, cuando cuatro personas en el ya legendario Café De La Subasta del barrio de Caballito estaban protagonizando la escena fundante de RIO54 y de los cafés ufológicos en la Argentina y el mundo. Esos cafeteros iniciales fueron Juan Faillá, Horacio Gómez más los coordinadores Mario Lupo y Rubén Morales, quienes también dijeron presente en este encuentro virtual 11 años después, excepto Faillá por inconvenientes técnicos para conectarse, pero igualmente envió su saludo de manera telefónica a los coordinadores.


Carlos Parodi

Agradecemos a todos quienes integraron el Meet, aunque sea unos minutos en la medida de sus posibilidades, para intercambiar saludos en esa fecha tan especial además de continuar con las enriquecedoras conversaciones sobre los temas que tanto nos apasionan.


Participaron Adolfo Gandín Ocampo, Carlos Parodi, Rubén Calabrese, Dussan A . Alacevich, Elizabeth Nardini, Hernán Sabán, Horacio Gómez, Juan Carlos Spadafora, Juan C. Spadafora (junior), Julio A. Cabeza, Lucas Germán, Luciano N, Mariano Lioy, Mario A. Coen, Mario A. Mac Dougall, Marisabel Savazzini, Planetario Movil, Raúl R. Corrales, Ruben Rombolá, Sebastián Araya, Sergio Albarracín, El Campo Cósmico (Cristian), Carlos A. Vales, Viviana Sabogal Olarte, como siempre con la coordinación de Mario Lupo y Rubén Morales.


Horacio Gómez

Más allá del aniversario, circularon interesantes temas de conversación, por caso uno de los integrantes de la mesa fundacional de RIO54, Horacio Gómez, se conectó desde Sydney para dar cuenta de datos muy poco conocidos en nuestro medio sobre la historia y las leyendas de los aborígenes australianos, así como luego pasó a citar una noticia reciente sobre ensayos en motores de plasma para viajes espaciales. Rubén Calabrese, por su parte, desplegó sus conocimientos sobre las posibilidades teóricas del viaje en el tiempo utilizando los agujeros negros, tema sobre el cual hizo destacables intervenciones Lucas Germán.


Mariano Lioy

Mario Lupo contribuyó con interesantes aportes sobre sus recorridas de investigación en determinados sitios arqueológicos, en tanto Mariano Lioy, Elizabeth Nardini y el periodista Carlos Parodi entablaron una productiva charla acerca de cómo organizar una biblioteca ufológica que permita preservar materiales tanto en físico como en formato digital, para evitar que los archivos antiguos se pierdan para siempre. Rubén Morales se refirió a la gran tarea que en igual sentido realiza el proyecto SCEAU en Francia.


Mario Coen

No faltaron relatos sobre avistamientos, por caso el profesor de electrónica Luciano contó que una gigantesca luz se había detenido en el cielo justo sobre la fiesta de casamiento de sus padres.


Y por primera vez lo tuvimos participando activamente al gran amigo de RIO54 Mario Coen, quien por fin pudo amigarse con la tecnología para sumarse al Meet!


Juan Carlos Spadafora,

Se destacó también la entusiasta presencia de Juan Carlos Spadafora que expresó sus felicitaciones por el aniversario del Café Ufológico RIO54 con su habitual simpatía, así como se refirió a algunas de sus numerosas investigaciones. No imaginábamos entonces que esa sería su última participación en un Café Ufológico, ya que el martes 1 de junio lamentablemente falleció, dejando un vacío enorme en el sentimiento de los numerosos colegas con quienes compartió la amistad ufológica a través de los años. Es por tanto inevitable terminar este resumen con un dejo de tristeza, en el deseo de que el espíritu inquieto de Juan Carlos encuentre en el cosmos los secretos que no pudo hallar en la Tierra, así como expresamos nuestras sentidas condolencias a su familia y a los muchos amigos que nunca olvidarán su calidad humana.

domingo, 4 de abril de 2021

CAFÉ UFOLÓGICO RIO54 DE ABRIL. UNA ENRIQUECEDORA REUNIÓN SOBRE DIVERSOS TEMAS


El jueves 1 de abril se realizó la esperada reunión del Café Ufológico RIO54, nuevamente  de manera virtual debido al repunte de los casos de coronavirus en el país, lo que aleja la posibilidad de volver pronto a las reuniones presenciales. Lamentamos la persistencia de esta situación ya que los encuentros cara a cara son la esencia de los Cafés Ufológicos, Igualmente, lo importante es volver a encontrarnos mes a mes, en este caso utilizando las nuevas  posibilidades que nos brindan los medios digitales.

Agradecemos la participación y los aportes de Lucas Germán, Sebastián Araya, Celeste Chiesa, Vicente A. Rótolo, Antonio Rosatti, Elizabeth Nardini, Mario Coen, Jorge Fmil, Luis Baynham, Vilan Sido, Rubén Calabrese, Alejandro Merel, Aldo Barroso, como siempre con la coordinación de Mario Lupo y Rubén Morales.


Los temas abordados fueron muy interesantes, abrió la charla Vilan anunciando que se cumplen 10 años desde que comenzó a realizar “dibujos premonitorios” y explicó que esta expresión es más precisa que decirles “psicografías”. Comentó que lleva publicados en sus cuentas de Facebook e Instagram más de mil dibujos proféticos, de los cuales unos cuatrocientos ya se han cumplido y citó algunos de los ejemplos más emblemáticos.


Y hablando de dibujos, Mario Lupo refirió que estuvo investigando unas antiguas pictografías rupestres en la zona de Sierra de los Padres, Provincia de Buenos Aires, donde también hay un gran sillón de piedra que habría sido usado con fines rituales por los pueblos originarios. El tema de los enigmas de las antiguas culturas sobrevoló varias veces la reunión, aunque también se habló de las posibilidades de comunicación con otros mundos utilizando ondas de radio y se mencionó los diversos proyectos que intentaron hacerlo. Por su parte, el aerotécnico Jorge explicó como aplicar al estudio de los ovnis tecnologías de radar, de detección electromagnética y de radiación.


Celeste y Sebastián se refirieron a los motivos que los llevaron a participar en la traducción de un libro inquietante desde su título: “Encuentros Cercanos de Tipo Posesión” del Dr. W. Baldwin ¡Puedes descargarlo en pdf!

 

A lo largo de más de dos horas, la conversación discurrió hacia los límites intelectuales que el tema ovni nos propone, desde las culturas más remotas a los últimos avances tecnológicos, desde la posibilidad de que “estén aquí” a las enormes dificultades del viaje interestelar (y aún de una comunicación). El tema ovni lleva nuestra mente hacia lo más profundo del espacio y también hacia la infinitud del tiempo, nos hace repensar la ciencia en la misma medida que enciende nuestra espiritualidad. En definitiva estas charlas intensas nos permiten acceder a nuevos aprendizajes y, lo que es más importante, a una mayor integración conceptual, emocional y espiritual en nuestro mundo interno.


¡Gracias a todos y todas por participar!




sábado, 6 de marzo de 2021

Marzo 2021: INTENSA Y AMIGABLE REUNIÓN DEL CAFÉ UFOLÓGICO RIO54

El 4 de marzo, el Café Ufológico RIO54 realizó una reunión por Meet para seguir dando continuidad a los encuentros de los primeros jueves de cada mes, hasta tanto puedan darse las condiciones de seguridad sanitaria para que vuelvan las esperadas reuniones cara a cara que siempre han sido la esencia de los cafés ufológicos.

Pero también, justo es decirlo, luego de tantos meses en los que se multiplicaron las  interacciones virtuales, hemos aprendido a mejorar los vínculos humanos que se manifiestan a través de las comunicaciones digitales. En un principio, este tipo de comunicaciones eran más acartonadas, más rígidas, pero a fuerza de usarlas las hemos naturalizado para poder compartir noticias, ideas, emociones, estados de ánimo, sentimientos.


El Café Ufológico RIO54 de marzo tuvo esa impronta, de permitirnos hablar sobre investigaciones, experiencias personales, noticias, anécdotas, en un clima de diálogo y amistad, para finalmente dejarnos en el alma una huella emocional, un sentimiento más profundo que lo hablado en sí, luego de dos horas que nos hicieron recuperar esa amistad ufológica que hasta hace un año nos impulsaba a entrar al café todos los meses y buscar una silla desde la cual nos sintiéramos cómodos para entablar una charla distendida con quienes compartimos un tema en común, sabiendo que hablar de ovnis no es hablar del más común de los temas.


Y esta vez se habló de todo, desde experiencias en el Uritorco hasta ovnis caídos en la cordillera, en tanto Francisco Javier Ayala presentó la primera edición en español del libro de William J. Baldwin Encuentros cercanos del tipo posesión, un tipo diferente de interferencia de seres de otros mundos”.

Esta obra promete abrir encendidos debates en el ámbito ufológico ya que relaciona dos fenómenos perturbadores como son las abducciones y las posesiones demoníacas. Cabe destacar que la edición y traducción de este nuevo volumen es el resultado de una cuidadosa tarea realizada por un activo grupo derivado de las reuniones de RIO54, el mismo equipo que años antes había difundido una obra que penetra temas similares con especial agudeza:“El canto de sirenas de los fantasmas hambrientos”.de Joseph Fisher. ¡Felicitaciones a este grupo de trabajo que silenciosamente realiza estas muy importantes producciones bibliográficas!


Por fin, los coordinadores Mario Lupo y Rubén Morales agradecemos y saludamos a cada participante de este encuentro, también a quienes nos enviaron mensajes avisando que no podían estar esta vez y a todos los amigos y amigas de RIO54 que esperan ansiosamente el retorno a las irreemplazables reuniones presenciales.


Gracias y hasta la próxima!


jueves, 11 de febrero de 2021

HASTA LA VISTA DANIEL POSTIZZI, AMIGO LEAL DE RIO54

Con profundo dolor, el 8 de febrero de 2021 recibimos la noticia de la repentina muerte de Daniel Postizzi, uno de los más asiduos concurrentes del Café Ufológico RIO54.

Es de destacar que solía llegar en su moto o en su Jeep desde La Plata, ciudad donde residía, a 60 km. de Buenos Aires.

De ideas firmes y criteriosas, solía defender sus convicciones con vehemencia dando lugar a enriquecedoras polémicas. En otras oportunidades permanecía silencioso durante toda la reunión, y si se le preguntaba el porqué respondía “es que vengo aquí a enterarme de todo”.

Daniel tenía 62 años, había nacido el 26 de noviembre de 1958, se presentaba como ingeniero electrónico, fotógrafo y aficionado a la aviación. En el campo ufológico se especializó en desarrollar técnicas de observación y monitoreo del cielo para la detección de posibles ovnis, además de dedicarse al análisis de fotografías y videos con software profesional y enfoque científico. Sus publicaciones pueden verse en el blog: http://cicoargentina.blogspot.com/


Luego de la suspensión de las reuniones presenciales del Café Ufológico RIO54 en 2020 a causa de la pandemia, Daniel continuaba frecuentemente conectado con el grupo a través del watsapp así como participaba en los encuentros virtuales mensuales por Meet.


Nada hacía prever el fatal desenlace, del cual tampoco tenemos detalles ciertos de fuentes directas, aparentemente sufrió un paro cardiorespiratorio en la vivienda que alquilaba en La Plata.


Su última publicación en su cuenta de Facebook fue un comentario político circunstancial fechado el 29 de enero a las 21,52. 


Y en su perfil de watsapp se identificaba con la frase “Todavía queda Mañana”.


Descansa en Paz amigo Daniel.

Todavía queda Mañana.