sábado, 30 de junio de 2018

INTENSO Y PARTICIPATIVO ENCUENTRO DEL CAFÉ UFOLÓGICO RÍO54 EN JUNIO


El próximo Café Ufológico RIO54 será el jueves 5 de julio, a las 18,30 en el restaurant autoservicio Bellagamba de Avellaneda y Eleodoro Lobos, barrio de Caballito.


Estuvieron presentes en nuestra reunión del jueves 7 de junio de 2018, Diego Cantiano, Andrea Argüello, Aldo Barroso, Alex Gómez, Cristian Vera, Marta Fuster, Daniel Postizzi, Lali Alvarez, Alejandro Merel, Elizabeth Nardini, José Fandi, Rubén Rombolá, Isidoro Markus, Patricia Sibar, Juan Carlos Crespo, Claudia Sciacca, Javier Stagnaro, Lucas Demsar, Juan Faillá, Jorge Moauro, Diego Golía, Jorge Fmil, Lucas Fmil, Carlos Vales, Edgardo Stekar, Miguel A. Chaile, Sofía Poeta, Joaquín Lopumo, Daniel Guerrero, Carlos Spinelli, Angeles Nannini, Osvaldo García, Edith Oliveira, Marcelo Ferro, Mabel Costea, Luis González, Orlando Burgos, Horacio Sorbaro, Karina Zabala, Abel Leguizamón, Martín Scarpelli, Fabien Camborieux, Víctor Katzin, Luis Gaitán, Antonio Barbuzza, con la coordinación de Mario Lupo y Rubén Morales. Disculpas si en esta lista hemos olvidado a alguien!


En junio el Café Ufológico RIO54 realizó su habitual reunión mensual en el local de Bellagamba de Avellaneda y Eleodoro Lobos, fue un nuevo encuentro de charla apasionada, con una participación tumultuosa de los amigos y amigas que concurren cada mes para conversar sobre ovnis y temas conexos.

Carlos Martínez Sarasola en su visita a RIO54 en 2017
Rubén Morales abrió la reunión con una noticia triste, referida al inesperado fallecimiento del reconocido antropólogo Carlos Martínez Sarasola, quien había participado en la mesa del Café Ufológico RIO54, oportunidad en que testimonió un avistamiento a partir del cual comenzó su interés por los no identificados. También había asistido a una de las charlas que dictó Javier Stagnaro el año pasado, en el marco de los Encuentros Cercanos Culturales. Carlos tenía unos diez libros publicados y era una eminencia en el estudio de las culturas aborígenes del territorio argentino, además su compromiso con los pueblos originarios lo llevó a ser incluido en ritos y celebraciones ancestrales a los que habitualmente ningún blanco tiene acceso. Varios participantes de la mesa de RIO54 tomaron la palabra para expresar su sentido homenaje al amigo Carlos Martínez Sarasola.

Rubén Morales tomando apuntes.
Después de esa instancia de recordación, Morales informó que se ha publicado y ofrecido con gran éxito en la Feria del Libro la segunda edición de su obra "Los ovnis de la Antártida", que incluye actualizaciones importantes sobre todo en los casos chilenos y británicos. Curiosamente, fue en esa feria donde se encontró por última vez con Carlos Martínez Sarasola.

Se le dio la bienvenida a quienes llegaron por primera vez al ya histórico Café Ufológico RIO54, tuvimos el placer de contar con la presencia de Fabien Camborieux, un estudiante universitario francés, originario de Toulouse, que hace varios meses reside en Buenos Aires. Expresó su interés por estas reuniones que sirven para compartir información y perder el miedo a hablar, ya que este tema suele ser muy ocultado -enfatizó. Fabien se especializa en cuestiones ambientales, en tal sentido advirtió sobre los peligros de la explotación minera por fracking y promovió las acciones que apuntan a desarrollar la energía libre gratis para el mundo.

Fabien Camborieux (izq.) y parte de la concurrencia.
Por su parte, Martín Scarpelli (de Quilmes, Gran Bs. As.) hace tiempo viene siguiendo nuestras actividades en el blog del Café Ufológico RIO54 y en esta oportunidad pudo venir a compartir nuestra mesa. Su interés en el tema se lo contagió su madre, Delia Barreiro, quien en la década de 1950 observó, junto a otras personas que estaban en una parada de colectivos de San Francisco Solano, una luz que se movía de sur a norte lanzando chispas amarillentas. El fenómeno se detuvo precisamente sobre esa esquina, momento en que se lo vio como una esfera con un color oro muy especial. Se detuvo unos segundos y cambió de dirección hacia el este siempre esparciendo pequeñas chispas en su avance. En los años '60 Delia fue integrante del ya legendario grupo AIDOVNI de Olavarría, recordado, entre otras cosas, por realizar sus investigaciones de campo con caravanas de Citroëns.

El esperado encuentro mensual de los amigos y amigas de RIO54.
Luis Gaitán, de Ituzaingó, Gran Bs. As, practica reiki y meditación, dijo que a los 8 años lo marcó profundamente ver un objeto salir del agua desde la playa de Ñandubaisal (Gualeguaychú, Pcia. de Entre Ríos). Quedó suspendido a un metro sobre el río, era redondo y con luz brillante, tenía el tamaño de un Fiat 600, producía un zumbido primero grave y después agudo, generaba una corriente estática que hacía erizar los cabellos, además Luis sentía como pinchazos en la cabeza. Finalmente el fenómeno salió disparado a la distancia dejando tras de sí una estela de vapor.
Relató también una "visita de dormitorio" en 2012. Era de madrugada, exactamente a las 3:33 cuando se despertó a causa de una intensa luz naranja que iluminaba la habitación. De pie frente a su cama había un ser muy alto, de unos 2,50 m., rubio, de porte atlético, con vestimenta ajustada, rostro muy serio aunque con rasgos femeninos. Luis se pellizcó para asegurarse de no estar soñando, gesto que el visitante comprendió para dar comienzo entonces a una conversación telepática...

Habla Víctor Katzin, ante la atenta escucha de os presentes.
Pero como RIO54 es un encuentro plural donde todas las vertientes de pensamiento encuentran su espacio, luego intervino Víctor Katzin, biólogo, quien es un cliente habitual de Bellagamba que entró dispuesto a degustar el "plato del día", que ese jueves era un sabroso mondongo que atraía con un aroma tentador. Fue así que Víctor se encontró de pronto con una reunión de interesados en los ovnis, un tema que también estaba entre sus aficiones, y se sumó a la rueda de participantes. Valoró la importancia del Café Ufológico como lugar donde confluyen evidencias y se favorecen las catarsis personales, aunque también enfatizó que hay que darle mayores visos de seriedad a estos fenómenos, por ejemplo a partir de encuadres teóricos de la física como la teoría de las cuerdas.

Mario Lupo toma la palabra.
Y se fueron sucediendo los temas en el Café Ufológico RIO54, Juan Faillá, Mario Lupo y Carlos Vales recordaron la trayectoria de Cándido Víctor Del Prado, un biólogo que tenía una amplia cosmovisión espiritual y esotérica, ideario que plasmó en dos libros firmados con el seudónimo de Elanio. Del Prado fue especialmente conocido en el ámbito ufológico por haber integrado el staff de la revista Cuarta Dimensión que dirigía Fabio Zerpa.

Martín Scarpalli y Antonio Barbuzza comentaron su reciente participación en el Congreso Ovni que se realizó en Victoria (Pcia. de Entre Ríos), resaltaron la tarea de las organizadoras Silvia y Andrea Pérez Simondini, así como elogiaron especialmente la positiva actitud hacia los ufólogos presentes del comandante Jorge Polanco, quien en 1995 protagonizó el sonado "Caso Bariloche" cuando piloteaba un avión de Aerolíneas Argentinas que estaba pronto a tomar pista.

En fin, diversos amigos y amigas de RIO54 explicaron a los recién llegados a la mesa las originales características que tiene el café ufológico, Diego Golía repasó sus objetivos básicos que se diferencian de los grupos tradicionales dedicados al tema. Jorge Fmil lo remarcó de manera emotiva: "Esto es como una familia, donde conviven diferentes maneras de pensar y diferentes metodologías de investigación, una cosa diferente es un grupo de investigación de campo, que utiliza una metodología determinada y opera en el pos-evento". Aldo Barroso utilizó otra figura retórica al expresar que aunque vengamos de trayectorias diferentes "somos como un ejército que aquí nos encontramos y nos abrazamos". En la misma línea, el co-coordinador Mario Lupo mencionó que RIO54 no es solo una reunión sobre ovnis, se abordan también temas conexos que enriquecen el diálogo, cada cual expresa su opinión con libertad demostrando que se puede convivir con lo distinto, donde siempre hay algunos que llegan por primera vez ansiosos por compartir sus experiencias en un grupo y son recibidos por otros dispuestos a escucharlos con atención, a integrarlos como amigos, así funciona el Café Ufológico RIO54 desde su fundación hace ocho años.

Pero no podría terminarse este resumen sin mencionar la ventaja que es realizar estas reuniones en un restaurant autoservicio como Bellagamba, con precios accesibles y lo mejor de la noche fue el suculento mondongo, muy sabroso y tierno de tan bien cocido, realmente hemos tenido una reunión y un mondongo que serán difíciles de olvidar :-D

Los esperamos en el próximo encuentro, como todos los primeros jueves de cada mes desde el año 2010 en adelante, el jueves 5 de julio a las 18:30 estaremos nuevamente en Bellagamba, Avellaneda y Eleodoro Lobos, barrio de Caballito, Ciudad de Buenos Aires. Como siempre, son reuniones de conversación con agenda abierta y libertad de palabra, solo se abona la consumición como en cualquier local gastronómico. Las reuniones no se filman ni se graban y si alguien lo hiciera es bajo su absoluta responsabilidad, solo tomamos unas fotos para ilustrar breves resúmenes como éste. Hasta la próxima!



No hay comentarios:

Publicar un comentario