lunes, 4 de junio de 2018

RIO54 CELEBRÓ SU OCTAVO ANIVERSARIO CON UNA APASIONANTE REUNIÓN!






El próximo encuentro del Café Ufológico RIO54 será el jueves 7 de junio en el cual, además de los temas planteados por los presentes, el co-coordinador del Café Ufológico RIO54 Rubén Morales presentará la segunda edición de su libro "Los ovnis de la Antártida", recién salido de imprenta y expuesto en la Feria del Libro, y resumirá las principales modificaciones que ha merecido esa obra. 

Estuvieron presentes en nuestra reunión del jueves 3 de mayo de 2018, Alex Gómez, Mario Coen, José Fandi, Isidoro Markus, Patricia Sibar, Diego Golía, Osvaldo García, Jorge Fmil, Juan Carlos Crespo, Cristian Vera, Diego Cantiano, Andrea Argüello, Daniel Postizzi, Edith Oliveira, Miguel Arjona, Lali Alvarez,  Marta Fuster,  Elizabeth Nardini, Daniel Guerrero, Federico Daniel, Miguel A. Chaile, Sofía Poeta, Joaquín Lopumo, Alejandro Merel, Karina López, Carlos Vales, Orlando Burgos, Pablo Warmkraut, Luis González, Antonio Barbuzza, Lucas Demsar, Mabel Costea, Alejandro Aucana, Javier Stagnaro, Karina Zabala, Abel Leguizamón, Daniel G. Zapata, Antonio M. Pérez, Germán Andreucci, con la coordinación de Mario Lupo y Rubén Morales. Disculpas si en esta lista hemos olvidado a alguien!


El Café Ufológico RIO54 tuvo una especial reunión el día jueves 3 de mayo, en su nuevo lugar de encuentro en Bellagamba de Avellaneda y Eleodoro Lobos, ya que en la fecha se celebraban 8 años consecutivos de estos encuentros donde confluyen amigos y amigas interesados en reunirse cada mes para conversar sobre ovnis y temas conexos.
Habla Alex Gómez, a su lado Mario Lupo.

Estaba presente el ingeniero Alex Gómez que participó en aquella reunión fundacional de mayo de 2010, por entonces junto a Juan Faillá y los coordinadores Mario Lupo y Rubén Morales. Esa mesa con cuatro personas en un rincón del Café de la Subasta sería el detonador por entonces impensado, inimaginable, de la feliz realidad actual, con más de cuarenta participantes en cada reunión. Además la idea fue lo suficientemente buena como para generar encuentros similares en otros lugares de la Argentina, y también a escala internacional en ciudades como Valencia, Quito, Santiago y Valparaíso. Ya muchos acuden a los cafés ufológicos no por ser investigadores o estudiosos del tema sino porque han entendido que esta forma de reunirse constituye una nueva alternativa cultural que se expande.

Morales, Gómez y Lupo, tres de los cuatro iniciadores de RIO54.
Como siempre, en principio le dimos la bienvenida a los llegados por primera vez a nuestro punto de encuentro, tal el caso de Abel Leguizamón y Karina Zabala quienes propiciaron abrir la conciencia a una realidad que se impone, en una apertura que debe incluir el esoterismo y la metafísica. Abel mencionó observaciones en el mítico cerro Uritorco en tanto Karina añadió que ha participado en grupos de contacto y ha tenido potentes experiencias oníricas. 

A continuación se presentó Germán Andreucci (28) quien concurrió atraído por la posibilidad única que ofrecen los cafés ufológicos de charlar personalmente y no a través de las redes sociales, para acceder a la información por el diálogo directo, cara a cara. Añadió que es estudiante universitario y se enteró de la existencia del café porque ¡un docente en clase mencionó haber participado en RIO54! Tales son las repercusiones inesperadas que tienen los cafés ufológicos.

La ufología del oeste bonaerense estuvo dignamente representada!
Luego habló Daniel Zapata, en su primera visita aquí pero es habitué del Café UFO Morón (otro café que está teniendo gran éxito, en la zona oeste del GBA) y Daniel contó un avistamiento en Hurlingham cuando tenía 12 o 13 años en una celebración de Navidad o Año Nuevo. Junto a uno de sus primos vio una luz que se movía en el cielo. Lo curioso es que al señalarla con el dedo la luz se detuvo y bajó hasta unos 20 metros del suelo, desde donde iluminaba toda la calle. La describió como una nave con luz blanca en el centro y bordes de tonalidad naranja-rojiza. Producía un zumbido similar al de un secarropas Kohinoor. Luego tomó altura hasta perderse en la noche. Pablo Warmkraut remarcó que Daniel es especialmente perceptivo a diversos fenómenos de orden paranormal. 

Miradas atentas en una sala colmada de asistentes.
Antonio Pérez refirió un avistamiento en Ramos Mejía de un objeto que avanzaba hasta detenerse y regresar por su mismo camino. Reflexionó que entre los extraterrestres también debe haber buenos y malos, "cómo es arriba es abajo" -sentenció. Y es que cómo no conocemos otra civilización más allá de la terrestre, nos vemos obligados a extrapolar las posibles características de los eventuales visitantes a partir de las conocidas en nuestro mundo, sin otra opción de referencia.

José Fandi planteó organizarse para conjeturar sobre la nave del futuro.
El presidente de la Asociación Argentina de Inventores José Fandi tomó la palabra para lanzar su propuesta de sumar amigos de RIO54 que tengan una aproximación de tipo tecnológico al tema para elaborar conjeturas acerca de cuales serían las características constructivas de las naves que nos visitan o, a la inversa, pensar el diseño de una nave apta para salir a buscar civilizaciones en la Galaxia, que debería "sembrar información" a su paso para favorecer el contacto y especuló que su tamaño debería ser de más de un kilómetro, para dar a una tripulación numerosa las necesarias condiciones de vida y bienestar durante un tiempo muy prolongado. Agregó que la teoría cuántica demuestra que hay un mundo invisible que no comprendemos completamente pero que otros pueden haber ya accedido a ese conocimiento, y el solo hecho de que "ellos" puedan haber llegado hasta nuestro planeta indicaría una superioridad tecnológica excepcional.

Luego Diego Golía esbozó un brillante resumen de los conceptos planteados durante la reunión por cada uno de los participantes, basado en la posición respetuosa de que lo científico y lo esotérico tienen cabida en encuentros como éste, ya que se impone escuchar todas las voces porque nadie tiene toda la verdad. 

Antonio Barbuzza refirió que hay fuertes indicios de la existencia de convenios entre  extraterrestres con los gobiernos de determinados países, convenios que habrían derivado en muchos de los avances tecnológicos súbitos que se han lanzado en los últimos años.
El Co-coordinador Mario Lupo toma la palabra.
También la reunión del Café Ufológico RIO54 es útil para promocionar actividades relacionadas, por ejemplo Pablo Warmkraut invitó a participar en el Café UFO Morón que suele reunirse los primeros viernes de cada mes a las 18,30 en Machado 792, Morón, así como realiza el programa Misterios de mi País que tiene diferentes canales y fechas de emisión, en tanto también estaba presente Andrea Argüello y parte de su equipo que organizan el Café Ufológico "Bienvenidos Tripulantes" el segundo domingo de cada mes a las 16 en el sótano del bar Cabo Polonio en Villa Crespo (Ferrari y Marechal), que promete constituirse en un nuevo referente de las reuniones ufológicas en la Ciudad de Buenos Aires. Y desde General Rodríguez, Pcia. de Buenos Aires, Carlos Vales realiza su programa radial Enigmas 2018 por radio Atilra, los miércoles de 21 a 23, otra opción para participar y enterarse de todo lo que pasa en el ámbito de la ufología.

Y esto solamente fue una pequeña parte de los temas que se trataron en esta reunión realizada una vez más en el restaurant autoservicio Bellagamba de Avellaneda 399. Así que los esperamos en el próximo encuentro pues como todos los primeros jueves de cada mes desde el año 2010 en adelante, el próximo jueves 7 de junio a las 18:30 estaremos en Bellagamba, Avellaneda y Eleodoro Lobos, barrio de Caballito, Ciudad de Buenos Aires.
Vista parcial de la concurrida asistencia a la reunión de mayo.



2 comentarios:

  1. HOLA Ruben...!!! Soy Edgardo Picchiquini, Ed Pichi, de Facebook. ¿Cómo puedo llegar hasta el lugar? Yo puedo ir en tren hasta `ONCE´ y después no tengo ni idea. Decime que colectivo tomar por favor... Me gustaría ir este jueves 7.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ed! De adentro mismo de la estación Once te tomás el subte línea A hasta Acoyte, y de ahí caminás hasta Avellaneda, cruzando la via por el puentecito. Son unas 4 cuadras

      Eliminar