lunes, 30 de abril de 2012

DOS INVESTIGACIONES EXPLICAN LA HUELLA PRODUCIDA EN UN MAIZAL DE PUJATO


EL GRUPO EDOVNI Y MIEMBROS DE LA FUERZA AEREA NO PERTENECIENTES A LA “COMISION OFICIAL” LLEGARON A LA MISMA CONCLUSION
El grupo EDOVNI. A la derecha, el Dr. Luis Reinoso
El abogado Dr. Luis Reinoso, con su grupo EDOVNI de Rosario (uno de los centros ufológicos más antiguos del país) investigó in situ la huella aparecida en Pujato, provincia de Santa Fe, e informó a RIO54 sobre otro estudio con una cámara infrarroja FLIR que confirma sus resultados.
El pasado 29 de marzo algo causó un largo sendero sinuoso de cañas aplastadas en un maizal de Pujato, con un ancho aproximado de 1,50 m. y una extensión que supera los 300 m. Las altas cañas de maíz quedaron “aplastadas contra el suelo como si un objeto muy pesado hubiera rodado sobre ellas”, indicaba el diario La Capital de Rosario el 8 de abril. El intendente de Pujato Sr. Mario Gatti puntualizó que “el maíz crece muy a flor de la superficie, y es fácilmente tumbable. Hay mil formas de hacer una huella así” y añadió “no necesariamente debió hacerse con un móvil pesado” (La Capital, 10 de abril de 2012).
Luego de recorrer el sendero y entrevistar a residentes en la zona, Luis Reinoso advierte que “a simple vista no se notan huellas de ruedas. Pero si observamos detenidamente las fotos podemos observar partes hundidas demostrando que por allí pasó un vehículo con ruedas”.
La caminata completa y la inspección ocular del sendero le permitieron establecer el recorrido del vehículo causante del daño, cuyo conductor evidentemente conocía el campo con anterioridad y sabía que además de la tranquera principal había otra de salida pasando el maizal. Ingresó por la tranquera principal, se metió entre las cañas aplastándolas mientras trataba de orientarse hacia la otra tranquera y al llegar la encontró cerrada con candado. En su frustración, giró describiendo un círculo irregular de unos 5 m. de diámetro y se encaminó a retomar el sendero que él mismo había trazado antes, para poder salir por la tranquera de entrada. Eso explica que hay un tramo con las cañas más aplastadas por haber pasado el vehículo dos veces, a la ida y a la vuelta. El abogado concluye que el sendero fue causado por “la impronta humana”.
También estuvo en Pujato personal de Fuerza Aérea (en actividad y retirados) vinculado al equipo científico antártico argentino. Su investigación consistió en un amplio sobrevuelo del campo afectado, para filmarlo con una cámara FLIR de alta tecnología, la misma que utilizan los helicópteros norteamericanos Apache para la localización de blancos por termografía. La cámara FLIR detecta la sensación térmica del terreno, y es capaz de filmar la traza dejada por algo o alguien que pasó por un lugar  ¡hasta cinco días después!. Esta innovadora tecnología permitió determinar que el surco de Pujato fue dejado por un cuatriciclo, del cual se hallaron las marcas térmicas de sus neumáticos, y que el incidente debió ser causado por un conductor audaz que se internó en la plantación.
video
Desde hacía tiempo, en el ambiente ufológico circulaban fuertes versiones acerca de la existencia de grupos de las fuerzas armadas interesados en los ovnis que trabajaban totalmente independientes de la promocionada “comisión oficial” CEFAE. Recién ahora aparece una evidencia documental sobre esta actividad en las imágenes obtenidas con la cámara FLIR de la Fuerza Aérea. Es saludable que surjan más profesionales e instituciones que enfoquen con criterio científico el tema ovni en el país.
Si hay una moraleja en esta historia, es que cuando se investiga con racionalidad se puede llegar a iguales resultados ya sea usando la tecnología más vanguardista o sin ninguna tecnología, simplemente recorriendo el lugar con mente abierta y sentido crítico. Si previamente se cuenta con un método racional, cualquier medio que se utilice puede conducir a la verdad, claro, si lo que se busca es la verdad y no el sensacionalismo oportunista.
Prof. Rubén Morales

No hay comentarios:

Publicar un comentario